Loading...

VITAMINA D – ESSENTIAL DIET

 

 

La vitamina D es una vitamina liposoluble cuya función más conocida es regular la homeostasis del calcio: promueve su absorción desde el intestino, permite la mineralización ósea y juega un importante papel en la función muscular. Esta hormona también ejerce efectos biológicos en el sistema inmune, en la secreción de insulina, en la función cardiaca y la regulación de la presión sanguínea, en el cerebro y en el desarrollo fetal. Es más, cada vez una mayor cantidad de datos epidemiológicos avala el posible papel de la vitamina D en la reducción del riesgo de padecer múltiples enfermedades crónicas, incluyendo algunos tipos de cáncer, miopatía, enfermedades autoinmunes, diabetes tipo 2 y síndrome metabólico, infecciones y enfermedad cardiovascular.

 

Esta vitamina se sintetiza en la piel por la exposición de su precursor a la luz solar. Entonces, ¿cómo es posible que en un país como España se produzca la deficiencia de este nutriente? Encontramos la respuesta en la inadecuada exposición solar a la que nos vemos sometidos hoy en día: estilos de vida como el uso de protección solar o la insuficiente actividad física al aire libre pueden dificultar la síntesis de vitamina D.

 

Entre los grupos de riesgo de padecer deficiencia de esta vitamina se incluyen:

  • Mujeres embarazadas y en periodo de lactancia
  • Niños por debajo de 5 años de edad
  • Adolescentes y mujeres jóvenes
  • Adultos por encima de 65 años de edad
  • Personas con baja o nula exposición solar

 

Las fuentes dietéticas naturales de vitamina D son limitadas. Los pescados grasos como el atún, el salmón, la sardina, el bacalao, etc. son buenas fuentes de vitamina D, la cual se encuentra contenida en la grasa de los mismos, que la obtienen del plancton situado cerca de la superficie marina expuesta a la luz solar. Por otra parte, también aportan la vitamina pero en menores cantidades las setas comestibles, la yema de huevo, la leche, la mantequilla y carnes diversas, siendo estas últimas de especial interés en ciertos países. En cuanto a cereales, verduras y frutas, legumbres y frutos secos, se pueden considerar desprovistos de vitamina D.

 

En cualquier caso, la dependencia de la síntesis solar de esta vitamina es tan grande, y tan pocos los alimentos naturales que la contienen, que incluso con una dieta variada y equilibrada los niveles de ingesta recomendados son difíciles de alcanzar, razón por la que algunas autoridades sanitarias defienden la suplementación y la fortificación de alimentos. Entre los alimentos fortificados encontramos normalmente leche y productos lácteos, margarina o cereales de desayuno.

 

En esta línea, dentro de la amplia gama de suplementación que ofrece Essential Diet se encuentra la vitamina D3, que puede resultarnos de especial interés en situaciones de deficiencia.

 

Comments(0)

Leave a Comment

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros que recogen sus hábitos de navegación. Estas cookies sirven para mejorar nuestros servicios y para ofrecerle una mejor navegación, así como para mostrarle publicidad personalizada. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies