Loading...

 

6 FORMAS DE COCINAR SANO

 

Métodos de cocción de los alimentos

Hoy en día, a la hora de cocinar, se suele dedicar poco tiempo a la elaboración de los platos. Esto se traduce en menús aburridos y poco variados. Normalmente, no se emplean la suficiente imaginación ni recursos para cocinar grandes recetas. No obstante, con las nociones básicas que os presentamos a continuación, podemos sacarle mucho más partido a cualquier alimento convencional.

  1. COCCIÓN AL HORNO

Es un método lento, pero confiere a los alimentos un agradable sabor. Así mismo, evita que los alimentos  queden secos, ya que se cocinan con su propio jugo. Por ello, estas preparaciones suelen ser bajas en grasa.

En el horno, se pueden trabajar dos técnicas:

  • PAPILLOTE: consiste en envolver los alimentos en papel de aluminio, de horno o estraza y cocinarlos a una temperatura media de 180ºC, durante un tiempo que suele oscilar entre los 15 y 30 minutos. Cuando el paquete se infle, el plato está en su punto. El papillote se usa para verduras, carnes y pescados blandos, cuyos periodos de cocción son cortos. Se consigue conservar gran intensidad de sabor, aroma y nutrientes.

  • A LA SAL: aunque la sal tenga mala fama, es un método de cocinado muy sano. Consiste en la formación de una costra de sal que consigue mantener todos los nutrientes propios del alimento No se precisan grasas obteniendo un resultado jugoso y nutritivo.  Se usa sobre todo para piezas de pescados que se dejan enteras, vacias pero no abiertas para que la sal no penetre. Debemos usar sal especial de hornear y la temperatura debe estar sobre 200º siendo el tiempo variable según la pieza y tamaño. Importante que la temperatura sea constante.Una vez horneado, se rompe la costra de la sal y queda listo para servir.

  1. AL VAPOR

La fuente de calor, en este caso, es el vapor de agua. Se introducen los alimentos  en un recipiente con agujeros sobre otro recipiente con agua hirviendo, de tal forma que evitamos el contacto directo del producto con el líquido.Es una técnica bastante sana, puesto que no se pierden las cualidades solubles del alimento (por ejemplo, las vitaminas), como sucede con los hervidos. Además, esta técnica realza los sabores propios de cada género.Se recomienda para verduras y pescados.

  1. ESTOFADO

Los ingredientes se introducen crudos en la olla o recipiente similar. Se cocinan en la olla tapada, en su propio jugo o con otros añadidos,  como caldos. Al tapar la olla, no existe evaporación manteniendo y conservando sabores, olores y nutrientes. Es una cocción larga y con una temperatura constante inferior al punto de ebullición.

Se emplea para cocinar piezas de carne en periodos largos, ya que así se consigue la disolución del colágeno, que se convierte en gelatina. Esto confiere ese punto jugoso y tierno a los alimentos, acompañados de verduras y hortalizas.

  1. BARBACOA, PARRILLA O GRILL

Los alimentos se cocinan con calor directo o mediante una plancha o parrilla, a una temperatura de 150-200ºC.  Aunque se pierdan algunos nutrientes de las partes externas del producto, la interna se conserva intacta tras el “sellado” externo durante la elaboración potenciando el sabor. Esta elaboración es ideal para verduras, pescados y carnes.

  1. FRITURAS EN WOK

De origen chino, se trabaja con una sartén grande y redonda con asas en sus extremos, permite cocinar los alimentos en contacto directo con el fuego y todos a la vez. El tiempo de cocinado es corto, por lo que se retienen todo los nutrientes, aromas y texturas. Puedes utilizar este método para verduras y hortalizas, pero también para pequeñas piezas de carne y pescado.

  1. EN HORNO MICROONDAS

La emisión de ondas electromagnéticas provoca la fricción de las moléculas de agua del interior de los alimentos, lo que produce calor que se transmite al resto de moléculas por contacto y cocina el alimento. El microondas se caracteriza, sobre todo, por su rapidez para calentar los alimentos, además de la comodidad y sencillez de su uso. Conserva todas las características de los alimentos, así como sus sabores y aromas.

Saber trabajar correctamente los alimentos proporciona diversidad, haciendo las comidas amenas, sabrosas y, sobre todo, apetecibles. Se desarrollan así distintos sabores y texturas que agradan al paladar a la vez que se contribuye a una alimentación más sana.

Comments(0)

Leave a Comment

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros que recogen sus hábitos de navegación. Estas cookies sirven para mejorar nuestros servicios y para ofrecerle una mejor navegación, así como para mostrarle publicidad personalizada. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies